Un kilo de Audi A4 es más barato que uno de lomo

Esa es la conclusión más simplificada de un estudio económico realizado en Europa sobre las perspectivas positivas que tienen los países emergentes, ya que las materias primas superan a la tecnología

El estudio estuvo a cargo del economista jefe para la economía de América latina del Banco Santander, José Juan Ruiz, quien utilizó esta comparación para mostrar el excelente panorama de los Estados de América latina.

Los números lo demuestran, pero la revelación no deja de ser sorprendente. En Europa, un kilo de lomo argentino cuesta 23,95 euros, mientras que el kilo de un Audi A4 sólo cuesta 20 euros (este auto se vende a 29.000 euros).

De esta forma, el economista del Santander demostró el gran valor de las materias primas en la actualidad, por sobre el valor agregado que tienen por defecto las altas tecnologías.

Por carácter transitivo, J. Juan Ruiz justificó así el alto nivel de confianza que existe respecto a la región de América latina.

La tasa de crecimiento desde 2003 superó al ritmo de los últimos 30 años, y eso quizás, se puede explicar por dos factores clave: la inflación contenida por debajo del 6% y la decisión de obviar el financiamiento externo, lo máximo posible.

Y en específico, la Argentina sobresale del resto de las naciones americanas, al crecer por encima de la media regional. La clave está, según las declaraciones del propio Ruiz, en que se puede repetir dicho crecimiento.

Para el economista del Santander, la región tiene posibilidades de crecer cómodamente un 5 por ciento.

Destacó que el único problema en el horizonte es el tipo de cambio que seleccione cada país. Lo cual no debe ser analizado con una receta única, y cada uno deberá optar de acuerdo a su escenario específico.

A su vez, Ruiz rescató el buen momento político, ya que de las 13 elecciones presidenciales que hubo en la región se le renovó 83% de la confianza a los mandatos previos.

Para el final, dejó una frase fabulosa, según publica hoy el diario Clarín: “En Latinoamérica, el fracaso tiene un enorme prestigio intelectual. Cambiar ese estado de ánimo posiblemente sea la más importante de las reformas”

[photopress:0148672B.jpg,full,pp_image]

Deja un comentario